domingo, 22 de marzo de 2015

Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI)

En este post intentaremos dar cuenta en forma breve de la metodología de medición de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), lo cual resulta de gran utilidad para pensar las limitaciones estructurales aun no superadas pese a "la década ganada".

Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI)



La construcción del Mapa de Pobreza a través del método de las Necesidades básicas Insatisfechas (NBI) se remonta en el país al año 1984[1]. En esa ocasión se seleccionaron 5 necesidades básicas, las cuales se presentan en el desarrollo de este post.

Desde sus inicios, el método NBI ha sido utilizado con distintos propósitos:

1) Instrumento para caracterizar la pobreza, mas allá del ingreso, es decir, de manera complementaria a los métodos indirectos de medición como la Canasta Básica Alimentaria y/o Canasta Básica Total.

2) Indicador de las necesidades básicas estructurales aprovechando el inmenso potencial de desagregación geográfica que permite la información censal



Las necesidades consideradas suelen limitarse a las siguientes cuatro categorías:

i) Acceso a una vivienda que asegure un estándar mínimo de habitabilidad para el hogar.

ii) Acceso a servicios básicos que aseguren un nivel sanitario adecuado.

iii) Acceso a educación básica.

iv) Capacidad económica para alcanzar niveles mínimos de consumo”.


Necesidades básicas
Dimensiones
Indicador, proporción de:
Acceso a la vivienda
Hacinamiento
Hogares con más de 3 personas por cuarto

Calidad de la vivienda
Hogares que no sean casa, departamento o rancho
Acceso a los servicios sanitarios
Sistema de eliminación de excretas
Hogares sin retrete
Acceso a la educación
Asistencia de los niños en edad escolar a un establecimiento educativo
Inasistencia de niños entre 6 y 12 años de a la escuela
Capacidad económica
Probabilidad de insuficiencia de ingresos en el Hogar
Hogares que tiene 4 o más personas por miembro ocupado, cuyo jefe no hubiera completado el tercer año de la primaria
Fuente: elaboración propia sobre datos de la CEPAL/PNUD (1989).




La carencia de uno o más de estos indicadores se consideran para definir el Mapa de Pobreza y por ende cuantificar y analizar la evolución de la pobreza[2] estructural en función de obtener parámetros para el desarrollo de planes y políticas públicas, y, en menor medida, con fines comparativos con otras regiones.




En Argentina según el último censo de 2010, el porcentaje de hogares con al menos una NBI era 9,1%, es decir, algo mas de 1.1 millones de hogares. A continuación se presentan los datos por provincia.





La NBI que predomina en el total país es el hacinamiento, es decir, la presencia de 3 o mas personas por habitación en los hogares, lo cual refleja el grave problema respecto a la vivienda dada las dificultades para acceder a la casa propia o las posibilidades de abandonar el hogar de los padres.

A continuación se detallan y describen las NBI.






[1] Esta elaboración se produjo de manera conjunta entre el Instituto Nacional de Estadística  y Censos (INDEC) y la CEPAL, en el mismo se asentaron las bases metodológicas para las aplicaciones posteriores.
[2] Si bien el término “pobreza”  tiene muchos significados y abarca una infinidad de situaciones, es aceptable definirlo como “la situación de aquellos hogares que no logran reunir, en forma relativamente estable, los recursos necesarios para satisfacer las necesidades básicas de sus miembros (…) es un síndrome situacional en el que se asocian el infra-consumo, la desnutrición, las precarias condiciones de vivienda, los bajos niveles educacionales, las malas condiciones sanitarias (…)” (Altimir, 1979). Extractado de Feres y Mancero, “El método de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y sus aplicaciones en América Latina”, CEPAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario