jueves, 22 de enero de 2015

En qué se gasta el estado??


Este post esta pensado para contestar la pregunta del título, en qué gasta el estado?, para ello antes debemos aclarar otras cuestiones, por ejemplo, cómo se decide en que se gasta? y cómo clasificamos el gasto?.

Arranquemos por el principio, el estado necesita para su funcionamiento, por mínimo que sea, gastar dinero, desde pagarle el sueldo a los empleados estatales hasta construir escuelas, hospitales o pagar sus deudas, todo acto estatal lo podemos ver reflejado en un gasto. El dinero necesario es aportado, en forma de tributos, por los cuidadanos que habitan el estado.

Ahora bien, como sabemos no es lo mismo gastar dinero en pagar deudas que construir hospitales, por ello debemos clasificarlo de manera adecuada de modo de poder compararlo a lo largo del tiempo y con otros estados.



Existen básicamente 3 formas de clasisficar el gasto público,

A) La primera tiene que ver con las finalidades y funciones que presenta el gasto público según la naturaleza de los servicios que las instituciones públicas brindan a la comunidad. Por otra parte, permiten determinar los objetivos generales y los medios a través de los cuales se estiman alcanzar estos. Las diferentes categorías de la clasificación por finalidad son:
Servicios Sociales que comprende las acciones inherentes a la prestación de servicios de salud, promoción y asistencia social, seguridad social, educación, cultura, ciencia y técnica, trabajo, vivienda, agua potable, alcantarillado y otros servicios urbanos.
Deuda pública - Intereses y Gastos  que comprende los gastos destinados a atender los gastos e intereses de la deuda interna y externa.
Administración Gubernamental que incluye las acciones propias al Estado destinadas al cumplimiento de funciones tales como la legislativa, justicia, relaciones interiores y exteriores, administración fiscal, control de la gestión pública e información estadística básica.
Servicios de Defensa y Seguridad, comprende las acciones inherentes a la defensa nacional, al mantenimiento del orden público interno y en las fronteras, costas y espacio aéreo y acciones relacionadas con el sistema penal.
Servicios Económicos que refleja las acciones de apoyo a la producción de bienes y servicios significativos para el desarrollo económico. Incluye energía, combustibles, minería, comunicaciones, transporte, ecología y medio ambiente, agricultura, industria, comercio y turismo. Esta clasificación comprende acciones de fomento, regulación y control del sector privado y público.

B) La segunda forma de clasificación es por carácter económico, donde gastos y recursos, se separan en corrientes, de capital o Aplicaciones Financieras.

Las aplicaciones financieras se constituyen por el incremento de los activos financieros y la disminución de los pasivos públicos.
Ejemplo: aumento disponibilidades y/o cancelación de préstamos.

Gastos Corrientes, esta desagregación  permite conocer cuánto cuestan los diferentes elementos, insumos o factores que intervienen en la producción de los bienes y servicios que produce el Estado y, en consecuencia, determinar el valor agregado por el sector público. Incluye también aquellos pagos de jubilaciones y pensiones (prestaciones de la seguridad social), los intereses de la deuda pública (rentas de la propiedad) y los subsidios (transferencias).
Ejemplo: Gastos de Consumo (bienes y servicios) y Pago de Salarios.

Gastos de Capital muestran la inversión que realiza el sector público y su contribución al incremento de la capacidad instalada de producción.
Ejemplos: construcciones de rutas y/o transferencias de capital al sector privado.

C) La última es la clasificación por Objeto del Gasto donde se define un orden sistemático y homogéneo de bienes y servicios, de las transferencias y de las variaciones de activos y pasivos que el sector público aplica en el desarrollo de su actividad. Por ejemplos: Gastos en Personal (permanente, temporario, asignaciones familiares), Bienes de Consumo (alimentos, papelería, elementos de limpieza), Servicios no Personales (energía eléctrica, mantenimiento de vehículos).

Todas las forma de clasificación son complementarias entre sí, porque expresan dimensiones diferentes. En este post en términos de ejemplificar se describe la evolución de los gastos por finalidad y función para los años 1994, 1998, 2008 y 2013.


Como se observa en el gráfico los gastos comprendido en la Administración Gubernamental se mantienen estables en torno al 10%, lo mismo ocurre con los Servicios de Defensa  Seguridad, en un nivel promedio cercano al 9%. 
Los cambios mas significativos entre los años seleccionados se observan en Servicios Sociales y Servicios Económicos, donde los primeros disminuyen su participación del 63% al 34 en el total del gasto público, en tanto los segundos aumentan su proporción de 8% a mas del 30%.
Por último, los gastos en Deuda Pública muestran los vaivenes propios de los vencimientos y compromisos, en promedio representan poco mas del 13%, siendo en 1994 el 7,8% y en 2008 el 20,63%. Si es notorio un peso mayor en los últimos años seleccionados que en los primeros.

A modo de conclusión, si entendemos que los gastos públicos expresan las prioridades del estado, en particular de un gobierno y la relación de fuerzas políticas al interior del poder legislativo, podemos preguntar porque el aumento en Servicios Económicos es financiado con una baja relativa en la participación de los Servicios Sociales, que expresan estos cambios en los gastos públicos?

Queda para la próxima analizar en profundidad el gasto público, su composición y evolución a lo largo de las últimas décadas.


martes, 20 de enero de 2015

Quién paga los impuestos?

En este post quiero hacer un breve e incompleto análisis de la recaudación tributaria en Argentina, en especial para el periodo 1991 al 2013, para ello a modo de síntesis tomaré como referencia los años 1994, 1998, 2008 y 2013.

Mas allá de los valores absolutos donde el crecimiento es exponencial por efecto de la devaluación y la inflación, me quiero centrar en la composición por tipo de impuesto (quién paga y sobre quién recae el tributo) y en segundo término quién lo cobra (nación o provincias).

Voy a tomar los datos estadísticos de la Subsecretaría de Ingresos Públicos dependientes del Ministerio de Economía, los mismos se pueden consultar aquí.

En cuanto a la composición por tipo de impuesto refiere a que porcentaje del total recaudado en el país representa cada tipología tributaria. Se verifican algunas conclusiones bastante generalizadas, pero que vale la pena explicitar, la primera el Impuesto al Valor Agregado (IVA) es el tributo mas importante por lejos con una participación del 25% para los últimos años y superior al 30% en los años 94 y 98. Si sumamos los impuestos sobre bienes que cobran las provincias el porcentaje se eleva en 13% para 2013 y 10% para el resto de los años. Lo cual hace un total cercano al 40%.

Las Contribuciones Sociales  ocupan el segundo lugar, para el año 2013 explican un 23% de la recaudación, pero tiene un comportamiento ligado a los cambios en el orden legislativo con la creación del régimen de capitilización individual (AFJP) y luego la vuelta al régimen solidario o de reparto.
El tercer tributo en importancia son los impuestos a las utilidades y ganancias que para el 2013 explica el 18%, pero en 1994 era solo del 11%. El crecimiento relativo se explica a partir del aumento en pago de impuestos sobre ingresos de las personas físicas que entre puntas va del 3% al 8%.
En el cuarto lugar se ubican los tributos sobre el comercio internacional, que representan en 2013 un 8%, pero llegan a explicar el 14% de la recaudación en 2008. En los años 1994 y 1998 fueron del 5%.
Por últimos los impuestos relacionados a la propiedad solo son relevantes en el rubro de débitos y créditos bancarios (impuesto al cheque) con una participación del 5% para el año 2013.

En pocas palabras la mayor carga tributaria, mas del 55%, recae sobre la compra de bienes y servicios (consumo) y las contribuciones sociales (trabajadores), es decir, pagamos impuestos por consumir y trabajar. Sin embargo no se pagan tributos nacionales (si provinciales, pero menores) por tenencia de propiedades, herencias u otras riquezas. Las cosas empeoran para los trabajadores si incluimos los tributos sobre ingresos (impuesto a las ganancias), lo cual hace elevar el total a mas del 60% del total de la recaudación impositiva.
Estos datos hacen que denominemos al sistema impositivo argentino como regresivo, dado que las personas que menos ingresos reciben son las mas perjudicadas en términos impositivos, es decir, menos recibís mas pagas en proporción a tus ingresos.

Por último veamos quién cobra los tributos, por una parte el estado nacional recauda por medio de AFIP, principalmente, los siguiente tributos, IVA, Contribuciones Sociales, Impuesto a las Ganancias, Impuesto a los Bienes Personales, entre otros. Las provincias por su parte recaudan por medio de las oficinas de Rentas y los principales tributos son Ingresos Brutos, Impuestos Inmobiliarios y Regalías (No tributarios).
Para ser gráficos por cada 100 pesos que pagamos de impuestos el estado nacional se queda con 83 y las provincias con 17, esta proporción se verifica en 1994, 1998 y 2013. En el año 2008 el reparto fue de 86 nación y 14 provincias. Vale aclarar que luego el estado nacional realiza una redistribución de recursos por medio de la Ley de Coparticipación Federal que afecta a la mayoría de los tributos nacionales.



Hay una incomoda conclusión, el sistema tributario, es decir, la forma en la cual se reparte la carga en el pago y cobro de impuestos, no se modifico estructuralmente en comparación con los noventa, si bien aparecieron nuevos tributos como el impuesto al cheque, las retenciones o el impuesto a los ingresos de las personas físicas, la carga mayor sigue estando en los laburantes de a pie que gastan todo su ingreso en la supervivencia cotidiana, sostienen el sistema jubilatorio (muy extendido pero escuálido en cuanto montos de jubilaciones) y por sobre todo reciben en los precios de los productos el traslado de los impuestos por parte de los empresarios.
Seamos consientes que estamos dejando fuera de análisis la otra gran pregunta, en qué y cómo se gasta lo recaudado y quién se beneficia con esos recursos. Será objeto de otro post, esperemos mejor que este....