lunes, 8 de febrero de 2016

Sistema Financiero y Banco Central (material didáctico)

En este post les comparto un material didáctico que prepare para mis clases.
Les dejo el archivo completo aquí.

Sistema financiero y Banco Central

Contenido
I.       Sistema financiero: características y conformación. 3
II.     ¿Qué es un Banco Central?. 6
III.    Política Monetaria. 8
IV.    Política cambiaria. 14
V.     La política financiera. 17
VI.    La evolución de los bancos. 18
VII.  El rol del Banco Central 24
VIII. El BCRA a través de su historia. Marchas y contramarchas. 31
IX.    El BCRA en la actualidad: misiones y funciones. 36
X.     Bibliografía. 38


El siguiente material utiliza como referencia principal la bibliografía suministrada por el Banco Central de la República Argentina (Subgerencia de Educación Financiera y Responsabilidad Social Institucional) en el marco del curso “La educación financiera: su enseñanza en el aula”


       I.            Sistema financiero: características y conformación

El sistema financiero está conformado por el conjunto de instituciones y mercados cuya  función formal es canalizar los ahorros de familias, empresas o el sector público hacia el financiamiento de los mismos según los requiera. Potencialmente tiene la capacidad de impulsar el crecimiento económico y mejorar el nivel de bienestar de la sociedad, dado que permite  mejorar la asignación de recursos reduciendo las tenencias excesivas de dinero líquido de alguno de los sectores y aliviar la escasez de dinero en otros. Al financiar nuevos emprendimientos productivos aumenta la   capacidad instalada que permita aumentar la producción (oferta) y financiar actividades no tradicionales y de innovación.  En otros términos, el crédito permite realizar actividades, tanto de consumo como de producción, que de otra forma se postergarían hasta que las personas o empresas ahorren con sus propios recursos lo necesario para poder efectuarlas.
Vale aclarar que el sistema financiero sólo tiene potencialmente dichas capacidades, pero dado que los bancos también son empresas, es probable que se aboquen a las actividades mas rentables en el corto plazo que usualmente se vinculan con la especulación y la búsqueda de ganancias espurias. Este comportamiento no deseable, es extendido en el sistema financiero, no solo argentino sino mundial, no hay más que observar las recurrentes crisis financieras a nivel internacional que perjudican el impulso del crecimiento y niegan la posibilidad de atender las diversas necesidades de crédito de la sociedad en su conjunto.
Retomando la descripción de la conformación del sistema, el conjunto de instituciones mencionadas pueden, a su vez, dividirse entre las instituciones privadas y públicas que se encuentran reguladas por la autoridad monetaria, en Argentina es el Banco Central de la República Argentina (BCRA). También existen agentes que no pertenecen al sector financiero formal, es decir que no se encuentran directamente regulados por el BCRA. 
En Argentina se regula la actividad de todas las entidades financieras de acuerdo a la  Ley de Entidades Financieras  de 1977 que comprende distintas categorías, a saber:
Bancos Comerciales: captan depósitos y otorgan créditos permitiendo el financiamiento de inversiones productivas. También brindan una amplia gama de servicios. 
Bancos de Inversión: reciben depósitos a plazo y conceden créditos prioritariamente a mediano y largo plazo.
Bancos Hipotecarios: se especializan en conceder créditos para la adquisición, construcción, reforma, ampliación y refacción de inmuebles.
Compañías financieras: captan depósitos a plazo y en caja de ahorros,  conceden ciertos créditos y realizan inversiones en los mercados de valores, entre otras operaciones permitidas.
Cajas de crédito: reciben depósitos a la vista de hasta $10.000 por titular y conceden créditos a corto y mediano plazo a pequeñas empresas, productores, empleados o cuentapropistas, entre otras actividades.

Del  BCRA depende la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias (SEFyC) que se ocupa de supervisar la actividad financiera y cambiaria y de hace cumplir a las entidades la normativa financiera.
En lo que refiere al mercado de capitales, es un mercado que sirve para canalizar los ahorros de las familias y las entidades hacia el financiamiento de distintos proyectos de inversión. Se considera que permiten transmitir recursos desde sectores que tienen excedentes hacia sectores con proyectos de producción que necesitan ser fondeados para alcanzar un mayor crecimiento. En Argentina el mercado de capitales está compuesto por dos sistemas: un sistema bursátil, integrado principalmente por bolsas de comercio y mercados de valores; y un sistema extrabursátil,  conformado por una entidad autoregulada no bursátil denominada Mercado Abierto Electrónico S.A.. El organismo de contralor del mercado de capitales en Argentina es la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Bancos comerciales

En todos los países hay instituciones que se dedican a recibir depósitos y otorgar préstamos al público. Las principales son los bancos comerciales, y se dice que su función principal es la de  intermediar  entre los depósitos y préstamos de la economía. Más adelante veremos cómo su rol en la economía resulta mucho más importante debido a su capacidad para crear dinero.
La intermediación financiera
Intermediar significa captar dinero del público (depósitos) y luego prestarlo a otros actores de la economía (créditos).  Tradicionalmente, la actividad bancaria principal fue la de recibir depósitos del público y otorgar créditos. De este modo, los bancos permiten canalizar los recursos (depósitos) hacia actividades productivas, sentando las bases para el crecimiento económico. Cuando los ahorros se transforman en inversión, toda la economía entra en movimiento, permitiendo que al aumentar el volumen de la actividad económica se fomente el empleo registrado y una mejor calidad de vida para las personas.  Para obtener ganancias, la banca privada capta dinero a una determinada tasa de interés (tasa de interés pasiva) y lo presta a una tasa superior (tasa de interés activa). De la diferencia entre ambas tasas surgen los recursos que permiten que la actividad sea rentable. 
Bancos públicos y privados
En el sistema financiero argentino coexisten distintos tipos de entidades financieras. En lo que refiere a los bancos, se diferencian los de capital público y los de capital privado. A su vez, los bancos privados pueden ser de capital nacional o de capital extranjero, o simplemente pueden ser una sucursal de una entidad financiera radicada en el exterior. 
La importancia de los bancos públicos reside en que permiten al Estado intervenir en la asignación de recursos financieros, por ejemplo a sectores estratégicos para la economía nacional, créditos hipotecarios a largo plazo, financiación de exportaciones y otras actividades que los bancos privados consideran poco rentables, ya sea por los plazos o las tasas de interés que requieren los emprendimientos. 
Dado que los bancos públicos tienen habitualmente objetivos vinculados a promover actividades económicas que promuevan el desarrollo económico del país, en línea con las políticas públicas del gobierno. Del mismo modo, los bancos públicos son muy importantes para generar una mayor bancarización y facilitar el acceso al crédito para la inversión productiva y en particular para las MiPyMes (Micro, Pequeña y Mediana empresa).
Inicios de la actividad bancaria en el país
En el año 1822 se inició  la actividad bancaria en Argentina al fundarse el Banco de Buenos Aires  (también conocido como Banco de Descuentos) como sociedad anónima privada. Este banco luego de transitar por diversas etapas se transformó en el Banco de la Provincia de Buenos Aires.
Cincuenta años después de la creación del primer banco en el territorio nacional, el Congreso aprobó la creación del Banco Nacional, que se estableció como una entidad mixta, formada por capitales privados y estatales, pero su administración se dejaba en manos de banqueros privados.
En 1862 ya había abierto sus puertas el Banco de Londres y Río de la Plata, que fue uno de los primeros bancos extranjeros establecidos en el país. Es importante remarcar que  el desarrollo de la banca en Argentina tuvo también relación con la evolución de la inmigración desde países europeos.  El principal grupo migratorio, el de los italianos, dio origen en 1872 al  Banco de Italia y Río de la Plata, que lideró a los bancos privados en Argentina hasta la crisis de 1890-1891. En ese momento asomaría otro gran banco constituido por inmigrantes españoles, el Banco Español del Río de la Plata que en poco tiempo se convertiría en el principal Banco privado del país, con un volumen de operaciones intensamente creciente. Su  expansión lo llevó a convertirse en el primer banco de América hispana con sucursales propias en Europa, Uruguay y Brasil. 
A su vez, la expansión de las relaciones comerciales entre Francia y Argentina desde 1870 hasta finales del siglo XIX motivó que se conformara una comunidad comercial francesa en el Río de la Plata. De ella surgieron pioneros de distintas ramas de la industria argentina, y hacia fines de 1886, se creó el Banco Francés del Río de la Plata
En lo que refiere a la banca pública, el Banco de la Nación Argentina  se creó en 1891, luego de que se disolviera el Banco Nacional. Originalmente se había proyectado como una sociedad por acciones, es decir que cualquier persona podía ser accionista del mismo.  Sin embargo, la crisis bancaria desencadenada en esos años, dificultó la suscripción de las acciones por parte de capitales privados, lo que llevó a que finalmente,  quedara en manos del Estado. Con el tiempo, se le fueron atribuyendo algunas de las tareas que corresponden  a un banco central. Principalmente, la de funcionar como “prestamista de última instancia” otorgando “redescuentos” y “adelantos” a los bancos comerciales.
Los inicios del Banco Central
En 1924 comenzó a organizarse dentro del Banco de la Nación Argentina la Oficina de Investigaciones Económicas, que para 1928 quedaría formalizada incorporándose Raúl Prebisch como director de la misma. Desde allí se publicó una de las revistas más prestigiosas de la disciplina en aquella época: La Revista Económica del Banco Nación



Raúl Prebisch fue el impulsor de la reforma que introdujo al sistema bancario argentino un organismo rector, cuando hacia mediados de 1935  impulsó la creación del Banco Central de la República Argentina.  Desde ese momento, y cómo veremos más adelante, el Banco Central se encargaría de las operaciones de redescuento  hacia los bancos comerciales, ser el agente financiero del gobierno y acomodar la cantidad de dinero a la demanda del sistema.


Les dejo el archivo completo aquí.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

No hay comentarios:

Publicar un comentario